ANDREA SWARZ

ANDREA SWARZ

Andrea para mí, es una mujer que tiene en sus ojos y sus manos el "toque de Midas", pues sus imágenes hacen que inmediatamente nos enamoremos de las marcas con las que trabaja, que deseemos tener cada una de sus piezas, y que queramos vivir en esos mundos que nos muestra y que son súper femeninos, cómodos, lujosos y al mismo tiempo descomplicados. Además su toque llega hasta su estética personal. Su apartamento, donde hicimos esta entrevista, tiene en cada rincón una decoración tan exquisita y acogedora que se podría hacer con ellos un board completo de inspiración para Pinterest; y su armario es como un paraíso de piezas bien curadas que nos encantaría tener.

Andrea Swarz

Cuando eras pequeña ¿qué soñabas ser cuando fueras grande?

Siempre me gustó la moda mucho. Mi mamá era diseñadora y era artista, mi abuela es decoradora, como que el cliché de la vena artística si estaba, y como mi mamá trabajó mucho en eso, yo decía que quería ser diseñadora de modas. 

Cuando me fui a estudiar a Francia, después del colegio, iba a entrar a una escuela de diseño, pero primero me metí a la Universidad a estudiar arte, y estando allá, me di cuenta que diseño de modas no era lo que quería. Una de mis mejores amigas, Maria Isabel Guzman, una diseñadora súper talentosa y que admiro mucho, sí estaba estudiando diseño y yo veía lo que le ponían a hacer y dije "eso no es lo que yo quiero", y estuve mucho tiempo pensando que en moda la única posibilidad era diseño y no, me di cuenta que había otros campos.

Y ¿en qué momento pensaste que querías ser fotografa?

Paralelamente siempre me gustó la fotografía, pero nunca pensé que pudiera ser una salida profesional y económica. Toda la vida me gustó tomar fotos. Llevaba la cámara al colegio, a rumbear, a los paseos ¡me encantaba! pero nunca me metí a explorar la fotografía.

Entonces estaba en Francia, estaba estudiando arte y no me hallaba. Me gustaba estudiar arte pero no le veía ninguna salida, y conocí a alguien allá que tomaba fotos súper bacanas y dije como "wow, yo quiero hacer fotos". Y me compré una cámara profesional y
 empecé a tomar muchas fotos, a salir a la ciudad sola a tomar fotos feliz, y después vine a Colombia unas vacaciones y le tomé a mi hermana (Natalia Swarz) unas fotos: yo la maquillé, la peiné, y eso me pareció tan increíble que yo dije "ya, esto es lo que yo quiero hacer". Así empecé, haciéndole fotos a mi hermana, a las amigas de mi hermana, y de repente alguien me contrató para que hiciera sus fotos. La primera diseñadora con la que yo trabajé fue Gina Murillo y ahí se empezó a regar la ola.

Tu en tu Instagram no pones que eres fotógrafa sino Image Maker, porque tu no sólo haces fotografía, sino que haces muchas cosas previas que la gente no ve. ¿cómo es todo tu trabajo con las marcas, desde que te contactan hasta que entregas las imágenes finales?

Bueno, pues obviamente soy fotógrafa porque tomo las fotos, pero pues mi trabajo no es simplemente llegar y tomar las fotos, sino hacer toda la parte creativa, conceptual, armar el equipo de trabajo.

También tengo un estudio de diseño con mi hermana y Ricardo Ballen, el dueño de Ballen Pellettiere, que se llama Some Friends. El estudio nació de muchos clientes que nos pedían un proyecto 360, que abarcara branding, página web, fotos... entonces unimos nuestros talentos y cada uno se especializa en diferentes áreas que corresponden a todo lo que necesita una marca para su comunicación. Yo me encargo de toda la parte conceptual y creativa de las campañas, proponer modelo, proponer la escenografía; obviamente es un trabajo que no hago sola. Una vez que tengo el proyecto, armo el equipo de trabajo que pienso que es acorde para la marca y ahí ya empezamos a trabajar. Pero si más que fotógrafa, pienso que soy directora creativa.

Uno ve tus fotos y sabe que son tuyas ¿cómo fue llegar a tu estilo?

Siento que la búsqueda del estilo es algo que no para, estoy como en constante exploración de cuál es mi estilo. Siento que cada proyecto me va guiando más hacia donde quiero ir, pero siempre es como un camino que no va a parar.

Digamos que cuando empecé, si buscaba mucho fotógrafos de referencia que me gustaran y me inspiraba mucho de ahí. O encontraba a alguien que me encantaba y me obsesionaba muchísimo. Hoy ya no tanto. Ya no miro casi referencias. Trabajo mucho comercialmente, así que me inspiro en crear un universo para la marca. Por eso siento que tengo proyectos en los que sí se ve mi estética, pero unos son más clásicos, otros son más contemporáneos, otros más románticos. Si pudiera describirlo, diría que me gusta y trato de buscar siempre un estilo atemporal, que en diez años yo vea las fotos y todavía me gusten, pero también me gusta la contemporaneidad y lo cool que hay ahorita en la fotografía.

Y ¿en qué te inspiras para crear esos universos?

Pues si es en la parte comercial, aparte de la inspiración del diseñador, me inspiro en el producto. No es que yo llegue con una idea loca y venga alguien con un producto súper clásico y tranquilo y yo le meta mi idea loca.

Cuando voy a hacer un proyecto con una marca me gusta saber en qué se inspiró el diseñador, que quiere contar, y a partir de lo que me dice la marca o el diseñador, ya puedo construir yo el universo. Entonces digamos que la inspiración si parte del producto, pero tengo unas referencias claras de los proyectos que me gustaría hacer, locaciones, y ya yo voy viendo según la marca, qué puedo adaptar de las cosas que tengo en la cabeza.

¿Y en los proyectos no comerciales?

Bueno, en las editoriales es donde uno puede como sollarse un poquito más, y ahi si me gusta mucho lo contemporáneo. Diría que minimalista no, porque no soy para nada minimalista, pero si como lo edgy, que mezcle un poquito de todo.

De todos los shootings que tu has hecho ¿cuál ha sido tu favorito hasta ahora?

Recientemente creo que las fotos de Ballen Pellettiere con la Toya. Siento que son de mis proyectos favoritos. Tanto el resultado como la experiencia que tuvimos ese día, siento que fue increíble, fue súper mágico. 

Nos estábamos muriendo del calor, era en el Tolima, de verdad que nunca antes había sentido tanto calor, había muchos mosquitos. Estábamos andando como en un camioncito entre todas las locaciones, pero la verdad fue un día muy mágico. A veces el equipo concuerda, la luz, no sé... y empieza a salir una magia que pienso que se vió reflejada en las fotos.

¿Con qué persona sueñas trabajar (puede ser modelo, diseñador o una marca...)?

De afuera me encantaría hacerle fotos a Gal Gadot y a Jennifer Lawrence. Ese sería un sueño súper cumplido. Y de personas acá en Colombia me gustaría hacerle fotos a Tutina de Santos.

¿Qué es lo que más te ha gustado de ser fotógrafa?

Me encanta la parte del trabajo en equipo. No me gusta hacer las cosas sola. Siento que todos los resultados que tengo son gracias al equipo que tengo. Y siento que trabajo con gente increíblemente talentosa. Y cuando unes esos talentos, cosas maravillosas pasan.

Me encanta el trato con las personas, conocer gente nueva, gente creativa, gente con la que jamás hubiera pensado que podía hacer relaciones. El medio me gusta, aunque es un medio muy criticado, pero la verdad es que he conocido gente muy chévere que hoy en día son como de mis mejores amigos. 

¿Y lo que menos te ha gustado?

Mmm... 

No, creo que no hay nada que no me guste.

Hay experiencias negativas que a veces pasan, proyectos que de pronto no salen después al aire, clientes un poco complicados, pero siento que todo eso es aprendizaje; así que la verdad no hay nada que yo piense que no me guste. Todo se resume finalmente en aprendizaje, así que al final todo se resume en cosas positivas.

 

¿Tienes algún proyecto personal en el que estés trabajando?

En este momento me gustaría sacar más tiempo y dedicarme más a proyectos personales en moda, también editoriales que quiero hacer a final del año, porque siento que hago muchas cosas comerciales muy bacanas, pero la parte editorial me hace mucha falta. Digamos que es lo que más me mueve creativamente, y lo he dejado de lado por dedicarme a lo comercial. Me gustaría que hubiera más posibilidades en Colombia con revistas, más proyectos en eso.

También me encanta hacer fotografía de stills de producto. He hecho unas series personales chéveres y quiero seguirlas haciendo.

¿Te gustaría alguna vez exponer eso?

Si, me encantan las exposiciones. En mi carrera he tenido la oportunidad de hacerlo tres veces y es una experiencia muy satisfactoria. Poder ver tu trabajo impreso en gran formato, y luego ver que alguien quiere llevárselo para ponerlo en su casa es un sentimiento de felicidad infinita.

¿Dónde te gustaría ver tus fotos expuestas?

Me sueño con participar en Arles en el festival de fotografía. Es como lo equivalente a Cannes en cine, pero en fotografía. Pero también me encantaría liderar una exposición en Cali e invitar a otros fotógrafos colombianos a participar..

¿Cuál es tu foto favorita? 

Esta...

Captura de pantalla 2018-09-04 a la(s) 9.29.35 p. m..png

¿Por qué?

Siento que la nostalgia es un sentimiento constante en mi. A mi me encantan las fotos no sólo por trabajo y por la moda, sino que la fotografía me parece una cosa impresionante. Congelar un momento... cuando yo era chiquita lo que más me gustaba en la vida era sentarme a ver fotos viejas, álbumes de chiquita. O si yo voy a tu casa, que me muestres fotos viejas es mi plan favorito. Y todo eso siento que esta muy relacionado al sentimiento de nostalgia, que es un sentimiento lindo, fuerte pero lindo; y siento que esa foto es súper nostálgica, pero tiene al mismo tiempo mucha vida. Me encanta.

¿Una mujer inspiradora?

Mi mamá.

¿Un libro?

El olvido que seremos, de Hector Abad Faciolince.

¿Una serie o una película?

Una serie: Dexter. Una película: Room.

¿Tu lugar favorito del mundo?

Mi casa.

 

Si tuvieras que vestirte con lo mismo por el resto de tu vida ¿con qué te vestirías?

Con un jean y un t-shirt blanco.

¿Qué consejo le darías a las personas que quieren ser fotógrafos de moda?

Dedicarse muchísimo a hacer proyectos personales. Invertir en ello más tiempo que dinero. Invertir en esos proyectos que crean tu portafolio, que te permitan direccionarte por el camino de la búsqueda de tu esencia y tu estilo, ya que muchas veces con las marcas uno está un poco limitado. No invertir tanto en equipos, porque la verdad conozco mucha gente que gasta y compra cámaras y lentes y cosas, y la verdad es que no hay necesidad. Yo tengo una cámara y un lente, y con eso trabajo, no necesito más. Y por último, armar su equipo de trabajo, pero también abrirse siempre a nuevas posibilidades, porque si te acostumbras a una sola cosa, te vuelves inmune. Hay que ser versátil y adaptarse a los perfiles.

Fotos de Andrea por Juan Jaramillo