Laura Medina1 Comment

KATHERINE SUAREZ

Laura Medina1 Comment
KATHERINE SUAREZ

Katherine es la creadora de Nomad Atelier. Una serie de workshops que realiza de manera itinerante alrededor del mundo, donde comparte con las personas su experiencia en el mundo digital y de los negocios, a través de experiencias sensoriales, creativas, curadas y cuidadas con mucho detalle. Hice con ella esta entrevista, yo en mi casa en Cali y ella en uno de sus viajes por Canadá, donde pude conocer un poco su espíritu nómada, su sensibilidad por crear cosas hermosas y la sencillez y calidez de su personalidad.

Katherine Suarez


¿De dónde eres y dónde creciste?

Nací en Estados Unidos, en New Jersey. Cuando tenía 11 años, me fui con mi mamá a vivir a Colombia, y estudié mi bachillerato a Pereira. Luego me devolví a Boston a estudiar la Universidad. Estudié Administración de Empresas con especialización en Mercadeo. Cuando me gradué, surgió la oportunidad de irme a estudiar otro idioma. Me fuí para Italia porque amo el arte, la historia, los museos, y porque el idioma es muy parecido al español.

Me fuí en realidad a hacer un curso de joyas y de paso a aprender el italiano.

¿Por qué te fuiste a estudiar joyería a Italia, que es un campo diferente a tu carrera?

A mi desde pequeña me ha fascinado el arte. Antes de escoger Administración de Empresas, yo quería ser artista. Tuve una profesora muy buena de Historia del Arte en Colombia. Y creo que desde esa clase donde veíamos el arte europeo, pensé que me encantaría ir a Italia a ver todas esas cosas. Y como me encantan las joyas, decidí hacer el curso y así complementar el estudio del italiano. Así que me fui para Florencia, la cuna del arte en Italia.

Cuando empecé el curso casi me muero, porque me di cuenta que tengo muy buen ojo para criticar, pero no para hacer. Entonces cuando terminé el curso, no había aprendido nada de joyería y tampoco había aprendido casi italiano, porque me la pasaba todo el tiempo con extranjeros hablando en inglés o en español.

Sin embargo, me sirvió para impregnarme mucho de arte. Fue como mi bautizo creativo.

¿Por qué decidiste quedarte en Europa?

Estaba por terminar mi curso de joyería en Italia, cuando tuve la oportunidad de hacer una entrevista en Benetton. Me contrataron para trabajar en Rollerblade, que era una de las marcas deportivas del grupo en ese momento.

Y después de estar allá tres meses, las dos personas que manejaban las páginas web de Benetton y de las otras marcas del grupo, se fueron. Yo tenía 22 años y me dieron la oportunidad de manejar todas las páginas del Grupo Benetton. Era 1999, en ese momento estaba empezando apenas todo el boom online. Y así fue que empezó mi carrera.

Y tu nunca pensaste que te ibas a quedar a vivir en Italia…

Nunca. De hecho pensaba quedarme un año trabajando en Benetton, pero se volvieron 7 años manejando toda la parte online.

Y luego me fui a trabajar a The North Face, que me acercó de nuevo a un modelo de negocio más americano, más parecido a lo que yo había estudiado y diferente a Benetton, que era una empresa más creativa. Y me dió la oportunidad de viajar mucho a San Francisco, manteniendo siempre una visión internacional e innovativa.

Fue un momento de mucho crecimiento, que me llevó luego a Suiza a lanzar el e-commerce en Europa para otras marcas que hacían parte del mismo grupo de Vanity Fair Corporation como Vans, Eastpak, 7forallmankind, etc.

Fueron 20 años de trabajar en digital, en la que cada compañía me enseñó cosas diferentes.

¿Cuándo empezaste a rediseñar tu vida?

Yo tuve un momento de crisis en El Grupo VFC, un burn out, y decidí hacer un año sabático donde viaje mucho, y en ese tiempo me vino la visión, un poco, de Nomad. En ese año me buscaron muchas compañías como Ralph Lauren, Coca-Cola, porque en esa época no era fácil encontrar una persona con 12 años de experiencia en digital y que hablara varios idiomas; pero yo sentía que no quería volver al mundo corporativo. Así que me contacté con un coach que había sido mi mentor en The North Face, y trabajé con él por 4 meses haciendo Life Coaching. Me ayudó mucho a conectarme con mis talentos naturales que de pronto yo no veía; a entender qué era lo que a mi me movía, cuál era mi motivación.

Y el ejercicio final fue una visualización, y yo me veía en un atelier, vistiéndome toda bohemia. Recuerdo que tenía vista al océano, tenía inciensos, veía objetos de arte, que estaba con gente que trabajaba con arte, veía objetos, un computador, un libro… ¡algún día tengo que escribir un libro! Las visualizaciones son mucho de sensaciones, y yo sentía que colaboraba con otras personas, y ese día registré nomadatelier.com, eso fue hace 5 años.

Terminamos la sesión y le dije al coach: yo no escribo, ni soy artista, tengo que mantenerme, no puedo vivir de este sueño solamente, y él me dijo: no te estreses, empieza a explorar. Yo no sabía ni qué estructura darle a eso, y él me dijo que hiciera un plano de mi vida donde viera si quería volver a trabajar en una compañía o hacer consultoría.

Decidí por 6 meses hacer consultoría pero me entró una crisis diferente, porque no me sentía lista para sacrificar lo que me ganaba en las compañías. No lograba ver más allá. Una cosa que he aprendido es que cada persona tiene su tiempo.

En ese momento me fuí a vivir a Zurich a manejar todo el digital marketing de Education First (EF), cambiando por primera vez, en mi trabajo, el mundo de la moda y el outdoor por el de la educación. Mi coaching me había dicho que si lo hacía, debía tener muy claros mis objetivos: ¿quieres ahorrar dinero? ¿Quieres trabajar en un área diferente, donde puedas aprender? Yo lo vi como una oportunidad que me acercaría más a mi visión de Nomad Atelier. 

Después de un año y medio, sentía que me faltaba algo. Ahí decidí salirme de EF y empecé a viajar para ir a talleres alrededor del mundo: en New York, en Barcelona. A hacer cosas que quería para desarrollar mi creatividad. Fue ahí cuando empecé a darle forma a Nomad Atelier.

Cuando regresaste de nuevo a Italia ¿volviste al mundo corporativo?

No. Armé dos planes: uno para hacer las consultorías de negocios y digital marketing, y otro para trabajar en Nomad Atelier. Y en este momento trabajo con ambas cosas en una proporción 60%-40%.

Digamos que desarrollé dos identidades: Katherine Suarez Studio, donde ofrezco consultoría en estrategias de business, branding y digital marketing, y Nomad Atelier que es mi espacio creativo y donde me conecto con mi lado femenino, donde tengo talleres sensoriales alrededor de temas de negocio, empoderamiento y creatividad.

¿Cuál fue tu primer taller de Nomad? ¿Dónde lo hiciste? ¿Sobre qué tema lo hiciste?

El primero fue en Zurich. Era Otoño y fue un taller muy creativo. Era sobre el papel y hacer cartas. Creo que lo enfoqué en el lado creativo porque era algo que me había hecho mucha falta en mis años trabajando en el mundo corporativo.

Como era mi primer taller, tuve muchos errores, pero para eso son esos primeros espacios, para aprender. Así que después de ese taller, me fui para New York a un workshop de una australiana que es decoradora de interiores y hace varios tipos de talleres con otras mentoras. Ella fue como mi musa. Ahí aprendí que uno debe hacer sentir muy especial a cada persona que participa. Uno debe curar y cuidar muy bien cada detalle, desde las flores, la comida, los olores, la decoración, el lugar, las herramientas que le das a las personas para desarrollar el taller, todo. Y también que uno no debe tener miedo de compartir todo lo que uno sabe.

 

Y después de ese viaje a New York, donde ya estructuraste mejor todo ¿dónde fue tu siguiente taller?

En Venezia, fueron dos días. Uno de Storytelling y otro de Instagram. Fue muy sensorial porque se trataba de crear la marca personal. Busqué por meses el lugar, quería que fuera perfecto. Y digamos que ahí fue donde nació Nomad Atelier como es ahora, con la estructura que tiene ahora.

¿Cómo son tus talleres? ¿Qué temas tocas?

En el Masterclass de Instagram les doy tips sobre hashtags, miramos mood boards, estrategias de planificación de los posts, les explico cómo funciona el algoritmo, qué apps usar, cómo crear historias con tu propia voz. Les envío primero un Welcome Kit con un cuestionario. Los estudio todos para poder dar ejemplos en el taller de acuerdo a las personas que van a asistir y los intereses que tengan sobre el tema. También hago estos talleres para que la gente se conecte con los demás, porque de eso también se tratan los workshops, de hacer conexiones. Son siempre grupos muy pequeños, de máximo 12 personas, donde se comparten ejercicios. Casi siempre llevo un guest speaker.

El Business Masterclass también tiene una parte creativa y de visualización a través del moodboard, pero es más sobre calendarios, planificación, objetivos, cuánto quiere ganar, quién es su cliente, cuales son sus precios, como se posicionan. Y divido la clase en dos grupos, dependiendo del tipo de business: productos o servicios. Los pongo a hacer un blueprint de su vida, donde ponen cuál es su legado, qué es lo que quieren dejar, cuál es la razón por la que tienen su negocio. Detrás de lo que uno hace siempre hay un why. Y ese why es la magia que atrae tu cliente, y hay que encontrarlo. Y los grupos son de 6 personas para poderme dedicar bien a cada una.

¿Quisieras hacer workshops en Colombia?

Si. Hice uno el año pasado en la zona cafetera. Lo hice sobre Instagram y me di cuenta que las personas quedaron sorprendidas por la forma en que se desarrolla el workshop y todo lo que aprenden. Así que dije: siempre hago workshops en todas partes, debería hacer más en mi país.

Voy en Noviembre y me gustaría hacer uno en Bogotá y otro en Cali.

Por eso me gustaría mucho saber desde antes qué les interesa más aprender a las personas que quieran hacer mis talleres: si encontrar su personal brand, desarrollar su storytelling y llevarlo a sus cuentas de Instagram y sus negocios.

Hasta el momento ¿qué es lo que más te ha gustado de hacer los talleres con Nomad?

Las personas que he conocido, Nomad me lleva a conectar con artistas, estimulando muchas veces mi parte creativa. Personas que admiro con las que llego a trabajar o con las que me gustaría trabajar. Las personas que van a mis talleres también son muy especiales.

Me gusta ver que las personas salen de mi taller inspiradas. Que Nomad les da el empuje para saber qué tienen que hacer. Me gusta inspirarme mucho en las personas con las que me conecto, para inspirar luego a las personas que van a mi taller.

Y ¿lo que menos te ha gustado? o ¿lo más difícil?

Coordinar los tiempos con las personas que participan en los talleres. Por esta razón es más fácil vendérselo a compañías, pero quiero hacerlo a mi manera, porque no quiero que Nomad pierda su esencia. Y también quiero seguir trabajando con mis talleres independientemente.

De los talleres que has hecho ¿cuál ha sido el más especial y por qué?

El modelo de Nomad es que fuera itinerante. Y eso he logrado que sea. Venecia fue el primero y por eso fue especial. Pero Cape Town es una ciudad que amo y me enseñó una lección muy grande como emprendedora: que tienes que creer en tí, que todo lo puedes hacer.

Organicé todo en menos de un mes, y no sabía si las cosas iban a funcionar porque yo no conocía a tantas personas allá. Era un terreno puro.

Cuando cogí el vuelo hacia Sudáfrica, apenas estaban inscritas la mitad de las personas. Pero cuando llegué, ya estaban todos los cupos llenos y logré hacer los talleres tres días. Incluso tuve que hacer luego sesiones privadas para atender a las personas que se quedaron sin cupo en los talleres. Con ese taller aprendí que uno debe confiar en el Universo.

Tu que eres nómada, de todas las ciudades que has visitado en el mundo ¿cuál es tu favorita?

Cape Town y Venecia. Me siento en casa cada vez que voy a estos dos lugares. Cape Town es apertura, es espacio, es amplio. Y Venecia es arte, es historia, es raíces. Los dos se complementan. Son como las dos partes dentro de mi.

Una mujer inspiradora

Frida Kahlo siempre me ha encantado.

Un libro

Para mujeres emprendedoras tengo dos:

  • Essentialism: The disciplined pursuit of less. Greg McKeown.

  • The Playing Big Book. Tara Mohr.

Y este es mi muse, adoro su filosofía que influyó tanto en la de Nomad Atelier:

  • Wabi Inspiratios. Axel Vervoordt.

Una serie y una película

Una serie The Crown. Porque la gente cuando ve las cosas desde afuera, piensa que todo es muy fácil, pero no lo es.

Una película: A Star is Born, con Lady Gaga y Bradley Cooper. Es un poco fuerte pero se siente la autenticidad. Y me gustan “English Patient” y “Coco before Chanel”. Porque me atraen las historias de estas mujeres, que tenían carácter fuerte y a su vez eran misteriosas.

Tu lugar favorito del mundo.

Es una pregunta difícil porque amo viajar, y cada lugar me deja algo diferente. Pero ahora estoy sientiendo un fuerte deseo de regresar más a menudo a mis raíces, a Colombia.

Si tuvieras que vestirte con lo mismo por el resto de tu vida ¿qué te pondrías?

Un jean boyfriend y una camisa blanca de hombre.

¿Qué consejo le darías a un emprendedor?

Know your why. Ten claro por qué haces las cosas, eso te va a ayudar a luchar en momentos difíciles.

Get a mentor: ten un mentor que te ayude a encontrar tu propósito, a moverte más rápido en tu negocio, saber en dónde invertir y dónde poner tu atención. No tiene que ser un mentor pagado, puede ser tu papá o alguien cercano que te pueda ayudar.

Trust your intuition: aprende a escuchar tu intuición para desarrollar tu compás interior.